19553198_1188792247933531_1258972859_n (1)

Escrito por: Chiara Calderón  (4° Secundaria)

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES

 

Las redes sociales son un medio de comunicación muy potente que ha globalizado el mundo, nos permiten comunicarnos con personas y familiares que se encuentran en otro país, podemos conocer nuevas personas, así como ver y publicar fotografías , vídeos. Pero también pueden ser un peligro que tenemos que controlar.

Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y autor del libro “El cerebro del niño explicado a los padres”, se muestra contrario a la utilización de las redes sociales en exceso, porque crean adicción y alejan de la vida real. Hacen que los adolescentes no perciban la realidad tal y como es, sino como la creen en su mundo virtual. Muchos adolescentes creen que los me gusta, los comentarios y los seguidores pueden hacerte ganar mas popularidad.

Distintos estudios han puesto de manifiesto que estas tecnologías son adictivas y que aquellos que abusan de ellas tienen más problemas de concentración, problemas de comportamiento y fracaso escolar.

La mayoría de los adolescentes también crean varias cuentas, como el “rinsta” (su cuenta real de Instagram) y un “finsta” (un Instagram “falso” ) para que solo sus amigos pueden ver. Y gran parte de la vida social de los adolescentes en las redes sociales se basa en el miedo a que los descubran y hacen lo posible para esconder fotos, vídeos o conversaciones.

Por otro lado, Fernando García Fernández, profesor del colegio Irabia-Izaga de Pamplona y autor del libro “Una familia en el ciberespacio”, defiende o defenestra las redes sociales y aunque asume la invasión a la que estamos sometidos, propone que en las familias se llegue a un pacto entre padres e hijos para su buena utilización.

En conclusión, las redes sociales que son una potente herramienta que ayudan a muchas personas no son el problema. El problema es el mal uso de ellas, los adolescentes no miden las consecuencias de sus actos y se obsesionan de tal manera, que su mundo solo gira alrededor de ellas y se encierran en su pequeño mundo de las redes sociales, dejando su vida real y su vida social a un lado.

Anuncios